miércoles, 29 de septiembre de 2010

Un vuelo de halcón…

Hace ya mucho que pensé en “abrir” mi blog, me simpatizaba la idea de escribirle al mundo cualquier disparate que se me cruzara por la cabeza con la inmunidad y la impunidad que este escudo nos brinda. Hasta hoy no lo había hecho, por muchas razones que ni vale la pena comentar, lo que es seguro es que hace muy poco tiempo descubrí lo bien que me hace escribir, escribir lo que tengo en mi cabeza, lo que me pinta, lo que significa algo y lo que no significa nada.

En este sentido descubrí que mi primer post debía tener algún significado, no podía ser vacío, no porque alguien lo vaya a leer (mi esperanza más profunda es que nunca nadie lea esto), sino porque si esto me hace bien y lo quiero hacer, quiero que empiece de la mejor forma (esto me lo enseñó mi papá).

Para terminar esta breve y triste introducción, aclaro por qué empecé hoy a escribir esto, por qué hoy creé el blog (dado que esto no saldrá hoy sino en unos días, hoy significa 2010/09/27). Esto se da como conmemoración al día número 10 de mis días felices, hace 10 días que salí de una gran crisis, hace diez días que vi la oportunidad, hace diez días que por mi cabeza no se pasan pensamientos nefastos ni depresivos (cambiar esa cara de shock por una sonrisa ya que son buenas noticias).

Aquí me pregunto, ¿cómo llegué a esto? ¿Cómo alguien catalogado por tantos de pesimista (insisto que siempre he sido realista) llegó a levantarse? Quizá la respuesta más sencilla es que aprendí a ver el medio vaso lleno, después de muchos intentos. La realidad es que finalmente se quién soy y lo que valgo, finalmente me valoro lo que debo y como debo.

De una forma o de otra, sabiéndolo o no, todos elegimos el camino que andamos, cada segundo de cada minuto optamos por lo que sigue, optamos como continuar. A mi entender hay caminos más fáciles que otros, caminos más iluminados que otros. En mi caso tengo claro que en los momentos que tuve que elegir, que la elección fue consciente, elegí lo menos fácil, por poner algún ejemplo no fumar, no tomar, no drogarme, no matarme, etc., siendo quizá estas cosas las más “típicas”, las salidas más fáciles, los escudos más comunes.

Hace poco, y fue lo que causó en primera instancia la gran depresión, tuve la suerte de cruzar mi camino con un personaje casi de ficción, con serias adicciones y hermosos rasgos, que ni bien pudo me dejó en la vereda y sin un mango. Pues bien, en alguna de las cosas que me dijo está la base de este texto. Esto que se me dijo, es algo que se repite mucho por el mundo. Su médico le convenció de que lo que tenía era una enfermedad (adicción), enfermedad que tendría por el resto de su vida, enfermedad incurable. ¿Y dónde, me pregunto yo para luego responderme, es que pienso que está el grosero error? A mi entender decirle a alguien que tiene una enfermedad incurable es convencer a esa persona de que nada de lo que haga puede ayudar, nada puede cambiar, de que está bien aceptar que el camino que lleva es el correcto, porque es el único que queda.

En este sentido también encuentro una similitud a esto cuando un fumador me ofrece un cigarro y yo respondo “no gracias, no fumo”. Lo que viene después en muchos casos es fantástico, el fumador me responde “lo bien que hacés”. Y uff, como amo que me digan estas cosas, porque lo bien que hago tantas cosas no está escrito. Ahora, ¿no es una burla que alguien que fuma me diga que hago bien por no fumar? No sería mejor un silencio o incluso hasta un chiste directo (que algunos lo hacen y los quiero más aún por eso), que digan “lo mal que hacés”.

Caminar…hace mucho ya…una vida parece, mi maestro me dijo “cuando el camino es duro, solo los duros caminan” (perdón que comparta la frase con el mundo). Hace mucho menos tiempo, el día que empecé a caminar por la comprensión de mi vida me dijo “vos tenés terribles huevos” (quizá no fue exactamente lo que dijo, pero así me sonó y les pido por favor que me dejen creerlo!). Lo gracioso es que hasta que me lo dijo, no lo había notado, y fue tan solo después de que alguien, cuya opinión valoro, me lo dijera que entendí esa realidad, para caminar por mi camino, para ser duro, tuve que tener muchos huevos, y bien puestos. Interesante fue que este simple descubrimiento me haya cambiado todo. Recordé una noche con X, noche en la que cualquiera hubiera sucumbido a un polvito blanco que nadie quiere nombrar, y que me aguanté en mi lugar, preferí no encajar (y no encajarme), preferí ser un paria entre los parias…ya no tengo dudas de que actué de mi forma, forma que ya no quiero cambiar.

Pues bien, siendo alguien que reflexiona poco (aunque mucho más de lo que quisiera), encontré una diferencia de mi forma con la “típica”. Diferencia que encontré yo, pero que me la hicieron notar también (lo que me mostró que no era solo una invención mía). Yo decido no quedarme atrás de las imposibilidades, decido no tomar la opción sencilla luego de que algo se torna difícil o irrealizable. Hace poco alguien me dijo “cuando vos ves que algo te puede hacer bien, vas y lo hacés, no dudas”, y me doy cuenta que sí. En estos últimos días me he dedicado a eso, encontrando que cada paso que doy resulta más positivo para mi…y aquí vuelvo al por qué escribo hoy, escribo hoy porque sé que redactar mis pensamientos es sumamente beneficioso para mi…recomiendo hacerlo, uno no sabe lo que se pierde hasta que lo realiza.

Me parece que ya me he extendido de sobre manera, quizá no había necesidad de escribir tanto, pero como se que nadie leería algo tan largo, logro mi cometido de creerme que compartí con el mundo mis pensamientos, si bien nadie los va a leer. De todas formas me gustaría agregar algo más (que no creo que me lleve más de tres páginas). Lo último que quiero agregar es que la recompensa de recorrer este camino, es mucho mayor. Yo hace mucho que camino así, hace mucho que choco con el mundo, que no pertenezco, que no encajo, y actualmente puedo decir ¿y cuál es?, ¿dónde está el problema de eso?, ¿quién dijo que para ser felices tenemos que pertenecer a un cierto colectivo?. Hace pocos días le comentaba a un “hermano” mío justamente esto, que hace mucho que recorro este camino, pero que seguro que hace 2 años no me hubiera imaginado nunca hasta donde me llevó el mismo. Hace 2 años nunca hubiese concebido ser de la forma que soy, no hubiese sido posible pensar en tanto, y quien me dice entonces donde me encontraré en 2 años (quizá en una zanja :P).

Hace mucho construyo mi mundo como yo lo quiero, pero hace muy poco que me di cuenta. Si de algo puedo decir que estoy seguro, es que no podemos dejar que el mundo, la sociedad o lo que sea defina nuestro mundo. Estamos aquí para enriquecer nuestra alma y el viaje es muy corto como para sufrirlo, como para dejarnos ser. Mucho mejor seamos, actuemos, decidamos, hagamos…como dijo un señor que escuché en una charla hace poco “todos decidimos qué queremos hacer, si escuchar la música, si cantar la música o si cantar hasta morir” (basado en la canción de Diego Torres, creo).

Yo hace mucho decidí cantar hasta morir, porque sé que cuando me toque partir de este mundo, cuando me toque retornar al lugar del que vinimos, cuando me toque compartir mis experiencias con la madre tierra (como estaba este caño), yo sé que voy a decir “La puta, que bueno fue vivir, mierda que disfrute este paseo”.

Aquí los dejo. Releí el texto y me di cuenta que es un gran auto bombo a mi persona, pero como aquí somos inmunes e impunes, solo puedo decir que si supiera poner música en el blog, pondría la canción Me Amo del cuarteto para acompañar el texto.

A vivir y a gozar que no hay tiempo para sufrir.

Atte,
      Sparrowhawk

5 comentarios:

ASTROBOY dijo...

Estimado Halcon le deseo un feliz recorrido en su vuelo iniciado el 17/9/2010.
Es importante y me hizo acordar a mi progenitora mirar el vaso lleno¡¡¡¡¡
Lo felicito por su valentia de exponer sus vivencias con tanta sinceridad.
Tenga por seguro que en su exponencia deja claro que ud. No es diferente de la tipica.
Disculpe mi telegrama corto.
Le deseo lo mejor de los exitos y siga por esa senda, sin lugar a dudas orillara la felicidad
Fuerza¡¡¡¡

CAS dijo...

LA PUTA QUE TE PARIO!!!! Que orgullosa debe sentirse, Hijo de halcón, ay juna canejo!!!!!

Any dijo...

Yo no lo conozco Mr Hawk pero a la lontanánzica (palabra del maestro Carlitos Balá) veo a una persona clarificando ideas y conceptos, afirmándose en lo que quiere y tratando de ponerse del lado de los optimistas. No está mal pa' empezar, "la base está" como dice el filósofo Veira (uácala!).
Un saludo rioplantense

Federico dijo...

Qué bueno que esta releerte!

Sparrow dijo...

Estimado Federico...yo se que es muy feo que yo diga esto (es casi tan feo como tantas otras cosas que he dicho ya)...pero hoy tuve la suerte de tener una copia impresa de 4 posts míos, que se los llevaba a mi loquero para analizar, y la suerte fue que los pude volver a leer. Que bueno que está releerme! (por cierto...me encontré un error grosero en el cuento de Pedro...a ver quien lo encuentra!!)