sábado, 16 de octubre de 2010

El punto G del macho… (PARTE I)

Heme aquí nuevamente escribiendo para el mundo. Ya dejé de contar cuantos post voy y dado que todos han sido un verdadero éxito ya ni me preocupa la temática que selecciono. Es así que hoy nos tiramos al agua con un “temón”, algo que las abuelas del mundo encontraran escandaloso, un tema que va a dar que hablar… a los que se animen a hablarlo.
 
Pues bien, ahí me encontraba yo, volando por el mundo cuando me dije “quiero un tema polémico”. Pensé en todos los temas que se han hablado últimamente en nuestra sociedad (suerte en pila para los que no saben de dónde soy)… pensé en la legalización del aborto, pero lo dejé porque no sería nada objetivo al respecto, estoy totalmente de acuerdo…pensé en la pedofilia de nuestros benditos profetas de la religión, donde solo podría escribir que hay que quemarlos a todos en una hoguera…también pensé en la Derecha, la Izquierda, el Centro y adentro… pero ta…todo era muy aburrido.
 
Así fue que un día de este octubre me junté a hablar con un hermano de la vida (muy homosexual el) y que para respetar su intimidad hemos decidido presentarlo como Mustage Bearbie (fue su elección… no la mía…yo con gusto pondría su nombre completo!). Aclaro antes de que todos lo digan (probablemente los primeros sean mis primos) que este no es el típico cuento del amigo que termina siendo uno…por más fantástico que suene…Mustage Bearbie existe…aunque ahora que escribí esa frase…ni yo lo creo…pero bueh…
 
En nuestra charla Mustage me comentaba un poco sobre la homofobia y como la veía (temática para otro post un poco más serio), sobre la homosexualidad en el país y su contexto y también me mencionó un tema que me pareció por demás polémico y de las cosas más interesantes para escribir en esta sociedad llena de “hombres heteros machos” (de acuerdo a Mustage) que al parecer no saben realmente el significado de ninguna de estas tres palabras. En este post entonces nos adentraremos en una zona oscura, un terreno resbaloso…el de la opinión cuasi fundamentada y prácticamente basada en las palabras de un puto de mierda (aka Mustage).
 
Como dije hace instantes (o más bien hace pocas líneas) hay tres palabras que mucha gente no sabe muy bien su significado. El significado de la primera, de hombre, no lo voy a dar porque me parece que de las tres es la más fácil, creo que en cualquier diccionario se puede encontrar rápidamente el mismo. De todas formas algún día diré que pienso realmente que debería ser un hombre y una mujer en el hoy, porque muchas cosas se han olvidado acerca de la palabra, la caballerocidad y la damacidad.
 
Con respecto al término “macho” es hasta gracioso recordar algunas competencias de machos que he escuchado existen. Cuantas veces escuché decir ¿quién es más macho? O algo más grosero como ¿Quién la tiene más grande? Es gracioso pensar lo convencido que estoy de que Mustage es más macho que muchos de los machos que conozco. Mucha confusión hay en esa palabra…si bien llevada a su raíz es simplemente el género de una raza, por lo que pensar en alguien más macho que alguien es bastante confuso…si bien quizá aceptaría que a nivel biológico haya algo…no se….desconozco de esos temas.
 
Por último… ¿Qué es ser heterosexual?...o por decirlo de otra forma ¿qué es ser homosexual, gay, puto, meco o maricón? Aquí es donde nuestra sociedad se esfuerza en demostrar la completa ignorancia, habiendo escuchado maravillas acerca del tema. Mustage nos comenta en este punto que la discriminación está tan mal encarada que ni siquiera se discrimina por lo que debería discriminarse (en caso de tener que hacerlo…aunque en este blog ni promovemos ni nos oponemos a la misma). Por otro lado, Bearbie nos informa de la discriminación interna que también existe en el ambiente al que pertenece (el ambiente gay).
 
Y esto se da algo así, los discriminadores “heteros” utilizan expresiones como “hacete dar” y se asqeuan ante la posibilidad de que a alguien le guste que del lugar donde solo deberían salir cosas, a veces entren algunas otras. También hay discriminación simplemente por “afeminaciones” y por formas de ser. GROSERO ERROR… heteros del mundo… Mustage Bearbie es un claro ejemplo de que no hay que ser una princesita para ser gay y otros tantos hay que no siendo gay parecen más barbies.
 
Por otro lado nos comenta Mustage que un tipo de discriminación interna se da a la hora de adoptar roles sexuales en la pareja. Según dice, muchas veces le sucedió que se le preguntaba “¿Qué sos, gay o bi?” y al responder “gay” (Bearbie no le entra a una mina ni por plata) se le dejaba de hablar. Al tiempo comprendió que su respuesta era tomada como que era pasivo  y no como que le gustaban solo los hombres (aclaración: pasivo es el hombre que disfruta de ser penetrado…nos cuenta Mustage).
 
También y en el mismo sentido, nos comentaba Mustage que demasiadas veces (más de las que quería recordar) en los primeros 5 minutos de conversación con alguien, se le preguntaba si era activo, pasivo o ambas (nos sorprende Mustage con su sabiduría al explicarnos que activo es lo opuesto a pasivo por simple lógica y ambas es la suma de las dos, siendo esta última categoría denominada por otros nombres como “versátil” o “amplio”). Según Bearbie este hecho no debería ser de mayor importancia, aunque al parecer hay serios problemas de compatibilidad en las parejas de hombres homosexuales o bisexuales.
 
Y aquí el fin de esta columna tan desagradable, desordenada y que al parecer no dijo nada interesante, con justamente lo que importa, la verdadera definición de homosexual, heterosexual y bisexual.
 
Definición 1.1: Un hombre al que le gustan los hombres es homosexual por definición.
 
Definición 1.2: Un hombre al que le gustan las mujeres es heterosexual por definición.
 
Lema 1.1: Un hombre que es homosexual y que es heterosexual, es llamado bisexual.
 
Colorario 1.1: Se pueden definir análogamente estas categorías para el sexo femenino (pero Mustage me avisó que para participar en este post se debía mencionar la menor cantidad de veces a seres del sexo opuesto).
 
Como no me gusta dejarlos así sin entender nada, les agrego una disyuntiva más, una última pregunta dirigida a todos nosotros, ignorantes del mundo. El hombre al que le gusta ser penetrado (tanto por un hombre, una mujer, un animal, o algún tipo de juguete que no vamos a explicitar) ¿Qué es?
 
Pues buen señores…al parecer y según la real academia, un hombre al que le gusta esto es un hombre y debido a que el punto g del mismo (espero que si están leyendo un artículo con el nombre de este sepan al menos lo que es el punto g) se encuentra en la zona en cuestión es que quizá podríamos decir que es un hombre inteligente y sin mayores prejuicios.
 
Es así que podríamos concluir, en base a todo lo que nos dijo Mustage, la real academia y mi gran capacidad de razonamiento (mayor que la de la mayoría, y seguro que mayor que la de ustedes que me leen a mi), que la discriminación con frases como “hacete dar” es un grosero error ya que en sí parecería discriminar al hombre en sí y no al homosexual. Así que por favor, discriminadores del mundo, si van a seguir discriminando, usen la cabecita (si es que la tienen) y piensen un poco lo que dicen antes de decirlo. Sino, como dice mi gran amigo (ojala lo hubiera conocido) Groucho, confirmarán que “es mejor permanecer callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente”
 
Como este halcón es sumamente objetivo, dejaré mis opiniones personales al respecto de este tema para el día que tenga un blog subjetivo. Hasta entonces, suerte descifrando sus temas…los míos los tengo ya claros.
 
Quizá, por esta vez, el gusto será solo mío,
 
SP

4 comentarios:

Federico dijo...

jajajaja que temita ehhh! Me muero de risa con la soberbia de los paréntesis jaja y dsp aclarar que el halcón es objetivo. Muy gracioso. Esperamos los próximos!!! No deje de volar!

gustavo dijo...

mientas leia, anotaba...mas...mas, me debo de centrar en la pregunta...esa que reza mas menos asi:
al que le gusta ser penetrado, ¿qué es?
aquello que es, por definicion es respecto a...en este caso con respecto a los que no gustan de ser penetrados...
mas , y me doy cuenta ahora, no se puede abordar la pregunta asi, pues estariamos en las mismas...¿que es un tipo que no gusta de ser penetrado?
asi las cosas, debo de centrarme en las simiitudes...por lo tanto, en su definicion esencial...y la verdad, me parece de una claridad meridiana...
asi, a lo que veo, tanto a que le gusta como al que no le gusta ser penetrado son candidatos para la penetracion, pues en parte no dependen de ellos, pues ellos son el objeto de la penetracion o de la no penetracion...
otra similitud que es obvia es que ambos son hombres...dando lo mismo si reciben o no...parece ser que al ser hombres el termino agujero, pues para gustar de ser penetrados o no, parece obvio, han de poseer agujero susceptible de ser atorado...¡¡¡mira tu por donde...! al parecer, para ser hombre hay que poseer agujero¡¡¡¡¡ lo que no parece primrdial es el gusto en recibir o no la tan repetida penetracion o relleno..
y claro, creo que me resta una otra cosa que une...en ese objeto que penetra, que incide en el agujero...es decir, un hombre, a lo que parece, lo es desde el punto de vista de la existncia de un objeto...objeto que puede, que tiene la cualidad de poder ser insertado en un agujero, el cual esta sito en un lugar que eel hombre posee, independintemnte de si le gusta o no....
ufff
osea, que es un tipo que gusta de ser penetrado?
un hombre con agujero y que sabe que existe un objeto que puede insertarse en ese agujero...¿no?

Any dijo...

Primeramente, exijo un post de desagravio dedicado a sus lectores por haber menospreciado nuestra capacidad de razonamiento impunemente! Insolente!
Segundamente, su amigo MB es un machista discriminador (le pasa este mensaje de mi parte por favor), que es eso de mencionar lo menos posible al rubro femenino??? Serádedió! presento mi queja formal en representación del gremio! (y ahora que lo pienso, ud también queda incluído en lo de machista discriminador porque aceptó las condiciones sin rechistar)
Terceramente vea, no sé si estoy dormida o vieja (prefiero lo primero) pero nontendínimedio; digo, yo venía dispuesta a informarme sobre el tema, pero no me quedó claro donde está el punto en cuestión (vió que esa área corporal es extensa ... ah no, no me haga entrar en detalles poco elegantes por favor)
Menos mal que se anuncia una parte II, veremos si acierta a ser mas didáctico.
No le mando ningún tipo de saludo hasta que concrete las disculpas públicas del caso ...
>:(

flor dijo...

Halcón,
Le confieso q en mis ratos libres ingreso a su blog a divertirme y algunas veces hasta a emocionarme con sus relatos. Arranque leyendo sus post más recientes para continuar con los más antiguos y confieso que por ahora me van gustando más estos últimos.
Hoy al igual que otros días entre leí uno y me quede con ganas de más, así q dije voy por el siguiente y opiti...sorpresa me encuentro con este titulo "El punto G del macho...(parte I)".
Pensé este es un tema muy recurrente en mis charlas con Sparrow, digamos que más de una vez por no decir 3 el universo me lleva a compartir con usted ideas acerca de la misma cuestión.
Siguiendo con mi cadena de razonamiento y dado que no creo en las casualidades sino en las causalidades me pregunte, cuál es el motivo por el cuál el cosmos nos lleva siempre a desembocar en la misma cosa, que nos intentan decir, debemos dar charlas o escribir un libro de autoayuda del estilo “quítese los prejuicios y llegue al punto G”,en fin … no tengo respuestas pero confío en que el tiempo me dará una.

Sin otro particular lo saluda atte alguien que disfruta mucho de sus vuelos!