miércoles, 15 de diciembre de 2010

“I'll see you in another life... when we are both cats”


Creo que siempre me ha pasado lo mismo, cuando tengo mucho de algo, tengo poco del complemento de ese algo, lo que no me permite hacer el primer algo en última instancia. ¿A que me refiero? Tengo muchísimas cosas que quiero escribir pero no cuento con tiempo, o por ejemplo como en este momento, tengo otra cosa escrita pero por un tema de tiempos, subo este post antes, este que recién está comenzando le va a ganar la carrera a otro terminado.

Que se yo…así es la realidad en la que vivimos…dinámica como dicen algunos. Decidí anteponer este texto ya que con el otro pretendo cerrar este año en mi blog, por lo que sería desubicado de mi parte publicar esto después. Hoy quiero hablar de un tema que hace mucho que me persigue y recién hace poco pude entender de mejor manera.

Me arriesgo a decir que son muy pocos los lectores que tienen idea a que refiere el título de lo que leen, mucho menos creo que tengan idea del por qué. Esta frase, que significa algo como “te veré en alguna otra vida… cuando ambos  seamos gatos”, se la dice Sofía a David Ames en la película Vanilla Sky en algún momento. Para los que no vieron esta peli, es un desquicie total, muy buena y sumamente recomendable (si bien a demasiada gente no le ha gustado). En la misma el personaje de Tom Cruise conoce al de Penelope Cruz y ambos se enamoran en una noche.

En esa noche todo les parece posible, incluso el amor. Luego de hacer vaya uno a saber qué cosas, David (Tom) se dispone a retirarse de la casita de Sofía (Penelope) y en base a una serie de malas decisiones del pasado y del momento, es que todo lo que fue posible en esa noche, deja de serlo en la mañana (me recuerda a una frase propia que utilicé hace algún tiempo “todo lo que fue tan claro en la noche ya no lo es al hacerse la mañana”).

Es en este punto en el que (si mi memoria no me falla) Sofía le encaja esta frase. Que no quiere decir otra cosa que justamente eso, todo lo que pudo pasar ya no va a pasar, que lo que podría haber pasado sucederá en otra vida mas no en esta. Yo sé que es una chotada y que es tan solo una película, pero déjenme darles un dato más antes del cierre.

En otra película, con actores aún más latinos y llamada “Y tu mamá también” sucede algo que en su momento me dejó totalmente angustiado y que hasta hace poco no supe por qué. La película esa confieso que nunca la llegué a ver completa, no me llamó mucho la atención. Ahora, la parte que nunca voy a olvidar se ubica sobre el final (alerta de spoiler: si no vieron la película y la quieren ver, no lean más de este post porque se las voy a arruinar).

Si no me equivoco la película trata de dos buenos amigos que se disponen a realizar alguna aventura y mientras las cosas se van dando, la amistad se va viendo afectada y lastimada. Durante la misma, a su vez, existe una voz en off que va relatando ciertas historias y que nos va dando algunos conectores para que todos los hilos se vayan entendiendo. Es esta voz en off la que me traumó.

Cuando se acerca el final, ya pasadas todas las historias de estos amigos, ellos se encuentran por casualidad y toman un café. Charlan como hacía tiempo que no charlaban y se cuentan de sus respectivas vidas. Al salir del café y despedirse, se comprometen a retomar la amistad dejada atrás…

Es en el momento en que estos amigos se separan y toman caminos diferentes, luego de ese café y de esa charla, que nuestra querida voz en off hace un comentario que sonaba algo así: “Y nunca más se volvieron a ver”.

Que feo me pareció en el momento que dos grandes amigos no se volvieran a ver, que todo quedara por ahí. Supuse que este hecho fue el que tanta molestia e incomodidad me generaba. Ahora, todos los días se ven este tipo de sucesos, amistades rotas, matrimonios deshechos… ¿por qué habría de sorprenderme este hecho tan poco peculiar?

Bien, por suerte pude descubrir qué era eso que me picaba, eso que no me dejaba pasar ese dato como simplemente anecdótico. Si bien la voz en off nos otorga ese dato sin mayor problema, si bien uno comprende las razones por las cuales no se volverán a ver, si bien es todo más que claro, ellos no lo saben. Por tonto que pueda parecer que escriba esto, los personajes de nuestra historia desconocen que no se volverán a cruzar.

Y es este el dato que me molestaba…en la vida real no hay voces en off, nadie nos informa que sucederá a continuación pues nadie lo sabe. He vivido muchas veces ya, situaciones en las que perfectamente una voz podría haber dicho “y nunca más se volvieron a ver”. Y esto es perfectamente cierto, han pasado por mi vida muchas personas que ya no la integran y es lo más probable que no las vaya a ver nunca más.

Pero aún me queda una duda, y es probable que yo no la logre responder… ¿cuál es el problema con esto? En sí, en la mayor parte de los casos, el problema es menor o no existe... quiero decir, muchas veces las personas se alejan mutuamente. De “común acuerdo”, y lo digo así ya que en sí no hay acuerdo alguno, ambas personas o grupos toman distintos caminos y no vuelven a cruzarse por los mismos.

Pero hay un pequeño porcentaje de casos que me preocupa. Por desgracia he tenido que vivir momentos en los cuales se a quien necesito, se quien me necesita, pero por circunstancias que creo que van más allá de los seres humanos y sus acciones, debo aceptar que nos volveremos a encontrar en otra vida, cuando seamos gatos. Asimismo he tenido que aceptar situaciones en las que se que alguien querido ya no va a formar parte de mi vida y que no nos volveremos a encontrar. Si bien ambos casos no son lindos de vivir, se puede vivir con ellos.

Y he aquí mi problema final y real… ¿Qué pasa cuando no hay señales de todo esto? ¿Qué pasa cuando nosotros no escuchamos la voz en off que nos dice que nunca volveremos a ver a tal persona? ¿Qué pasa si no vemos que ya no hay nada que hacer, que debemos olvidar a esa persona que tanto queremos o deseamos, que tenemos que aceptar que será en la siguiente vida que las cosas se terminaran de dar?

Estas son las preguntas a las que tantas respuestas no encuentro…y ojo con responderlas todas sin pensarlas, sin entender el peso que pueden tener. Porque el hecho de no escuchar la voz en off, el hecho de no conocer la realidad, el hecho de creer que volveremos a ver a esa persona, nos estanca, no nos deja avanzar, ya que el mundo avanzó pero nosotros seguimos pensando que vivimos en la versión anterior.

Y no veo consejos, no veo recetas mágicas esta vez, no hay puzles que me ayuden, ya que estando uno inmerso en esa realidad, no hay forma real de percibirla. No es posible, a mi entender, manejar fríamente las relaciones ya que de frías tienen muy poco.

Hay una canción muy paloma, y que por tanto me gusta mucho, de un tal James Blunt que espero que todos la conozcan. Se debe llamar algo así como “You’re beautiful” y supongo que habla de una chica o un chico que al parecer es bella o bello. Al final del tema, siendo un tema que parece ser agradable, este chico James nos regala una frase que podría leerse así: “Pero es tiempo de aceptar la verdad, yo nunca estaré contigo”.

Bastante bajón este tipo resulta ser…pero que loco si pudiéramos hacer justamente eso y de una forma tan racional, afrontar la realidad, en cualquier ámbito, cualquiera sea ella…lo más simple.

Yo que sé, espero haberme explicado. Ahora voy a seguir escribiendo otra cosa, algo que los anime ahora que se vienen las fiestas.

Jo Jo Jo

2 comentarios:

mujeraraña dijo...

Siempre logras engancharme!!!
Y después me quedo estancada pensando si estas será la última vez.

Muy bueno, como siempre, y aunque no lo necesites saber, te lo expreso a viva voz.

Vamos, a por las fiestas que ya se vienen!!!!! jo jo jo

rofagolu dijo...

Llegue aqui porque estaba buscando precisamente esa frase (la de los gatos), yo ya vi ambas peliculas que mencionas...

Y ya leyendo tu post me entretuve, que buena idea de vida dejas plasmada aquí, me parecio muy buena.

Saludos!!!